lunes, 24 de octubre de 2016

Bienvenido a Los Horrores.


Muchos leen pero si no son autores clásicos no vale su tiempo el texto. Muchos escriben pero temen mostrarlo. Muchos temen las críticas pero comparan un texto nuevo con obras maestras del género sin dudarlo. Muchos se contorsionan para adaptarse a los tópicos de moda, ignorando la belleza de encontrar algo diferente. Muchos revisan una y otra vez las mismas películas e historias para esta fecha, cerrándose a la posibilidad de algo más. Muchos tienen una opinión sobre como debió ser algo pero pocos se ofrecieron en el momento clave para contribuir.

Entrá al mundo de estos cuentos, una realidad paralela con grandes posibilidades, sorpresas y emociones que no anticipabas. 
Serás bienvenid@ a este mundo sin suerte. Mientras muchos navegan en busca de algo nuevo, ignorando el sendero frente a sus ojos.







sábado, 24 de septiembre de 2016

Que no sea perfecto.

Son las expectativas, lo se, arruinan todo. Con cada inicio el período de devoción me colma de tal forma que no puedo evitarlo, proyecto mis metas a largo plazo en algo que recién comienza a tomar forma. Intento no aplastar el frágil interés de cristal con mis pensamientos, más no siempre lo consigo. Tantas veces me han jurado lealtad y cariño e igual cantidad de veces han fallado.
Me hallo en ocasiones sobre una tanza metálica, tan filosa como un bisturí, meciéndome con sumo cuidado, notando las palabras que se van en el viento. Oraciones inmaculadas de pasión y sentidas promesas, pasan alborotadas a mi alrededor intentando distraerme del gran abismo bajo mi zona de confort.
En cada oportunidad tardo más tiempo en sentir algo genuino frente a similares momentos, pensamientos y oraciones. Después de conceder mi buena voluntad tantas veces para recibir solo otra decepción, se vuelve difícil saber cuando debo permitirme sentir y cuando apretar el botón de bloqueo.
Pese al tiempo transcurrido y el dolor de lo inevitable, me permití creer nuevamente, tal vez por ultima vez en este contexto. Una comunidad colmada de hipocresía, donde tantos han sido el blanco de lenguas filosas que reaccionan porque sus vidas carecen de imaginación y valor para ser auténticos.
Lo he vivido antes, la cita perfecta, el sentido del humor, la química tan evidente que hasta la moza notaba que no podíamos ser solo amigos. La banda de covers de Cerati tocando sorpresivamente mientras conversábamos. La canción "Puente" y su estrofa "Adorable puente, se ha creado entre los dos". mientras nos mirábamos y reíamos. La mañana siguiente cuando nos despedimos para nunca más volver a vernos. Desde luego, no lo sabíamos entonces. 
Yo se que fue un error volver a dejarme ilusionar, pero no pude evitarlo cuando las palabras fluyeron con su propia cadencia, rebosando espontaneidad. Las ideas pulidas, las mismas que rumiamos en silencio, al expresarlas produjeron una descarga de energía... Excitación. Nos vi objetivamente como dos seres compatibles que no desean precipitarse a imaginar siquiera un plano físico para ese carisma. Y sin embargo, una nube negra se posó sobre mi consideración cuando evalúe si valías o no la pena.
Era un presagio claramente, pues tus bellas oraciones, solo fueron vapor virtual. Y por ello debo repetirme otra vez, una serie de virtudes y atributos que pueden aparecer como espejismos en mi mente, el resultado de las acciones de mi interés romántico. Acciones de las que luego no se hará cargo su emisor. Como todos esos textos que profusamente envían  al principio, para luego forzarme a presenciar el interés decayendo con los lapsos de tiempo entre un mensaje mío y la respuesta desganada, horas después del visto.



Que no tengamos los mismos gustos en música. Que no amemos las mismas series. Que no hayamos leído los mismos libros. Que no tengamos química inmediata para completar las ideas del otro. Que no comprendamos y apreciemos de inmediato las referencias culturales que cada uno utiliza. Que tu sentido del humor no sea complementario al mío. Que tus principios, ideales y hasta presente profesional no sea idóneo y aspiracional para mi. Que no seas más inteligente que yo. Que no me escribas en cada momento que pienso en vos anticipando mis deseos de hablarte. Que no seas la oveja negra en una manada superficial. Que tus gustos no respondan a tu personalidad e identidad definidas, en lugar de buscar el atractivo en una moda. Que nuestros labios no se encuentren en una danza perfecta. Que no pasemos la noche besándonos porque somos tan buenos en eso. Que no me profeses tu anhelo por hallar alguien como yo. Que no me cubras de halagos. Que no seas exactamente lo que esperaba aunque con tu propio estilo. Que tus movimientos no sincronicen con los míos de forma tan idónea. Que no pasemos días sintiéndonos como adolescentes ingenuos. Que no pensemos en el futuro juntos y abrazados a la madrugada. Que no hagamos planes para dentro de unos meses. Que no pases las noches conmigo prometiendo estar allí de ahora en más. Que no me hagas sentir que puedo tomar tu mano, dentro del lapso existencial donde caminamos a ciegas buscando el sentido, detrás de las construcciones sociales y versiones de ídolos creados por el hombre como respuesta a su temor al fin de su tiempo.  
Que no despierte una mañana sin tu presencia, sin pensar en vos, sin extrañarte, sin saber que ha sido de tu vida, ni querer saber en absoluto. Que no sea perfecto y sea real.


sábado, 20 de agosto de 2016

Los Enamorados (Adelanto).

Dejame contarte sobre el amor. No cualquier amor pasajero, joven, incluso caprichoso como rebeldía adolescente a los veinte años. Dejame llevarte en el tiempo, a una hermosa etapa de la vida, cuando la inocencia preponderaba frente al inminente choque de la realidad.
Veamos juntos como florecen las emociones para una pareja que ha sido elegida, ante tantas innumerables otras, para sentir algo genuino. Pues no hay nada mas tierno que el primer beso con el primer amor. La sensación de nerviosismo por su bienestar, siempre antes que el propio
Contemplemos a estos jóvenes ignorando dichosamente el mundo que les rodea, para perderse en la sonrisa del otro, encantados sin remedio. ¿Cómo podrían saber que su amor se volverá leyenda? No podrían sospechar siquiera que la noche caerá sobre su vínculo, para transformarlo.
¡¿Cómo osan destruir dos vidas vibrantes por la belleza del amor?! ¡¿No hay seres despreciables que merecen ese destino cruel?! ¿Cómo le reprochás al destino, al orden, a los tiempos límites, a los planes que no te contemplan ni a tus emociones? ¿Acaso no debemos evolucionar del fango infernal al paraíso objetivo mediante el valor de perfeccionar nuestras virtudes aplacando los defectos? ¿No es eso lo que pretenden los seres superiores?
El tiempo pasará, lo suficiente para que se aclaren las aguas y en la memoria colectiva sus rostros se desvanezcan. Pero el tiempo, también corroerá la esencia de su conexión, dejando un vacío que buscarán llenar a cualquier costo.



Su regreso será legendario, una delirante festividad con tonos rubí, carmesí, borgoña, cobre, caoba y más. Tanto más que no lo olvidarás. Demasiada ira puede tornarse hacia el odio y sabemos que no hay elixir más productivo para manchar un alma que el odio.
Cuando la Luna nueva dejé de brillar radiante en el cielo, como si la hubieran borrado pero nadie lo note... ¡Ten cuidado! ¡Encierrate! ¡Alejate! No dejes que te vean feliz, no demuestres indicios de romance, no transpires preocupandote por tu pareja más que por vos mismo, ni divagues pensando en sus mejores momentos. ¡Escapate! Rechaza la invitación. ¡Sálvate!


"Los Enamorados" es uno de mis cuentos que llegarán en Octubre. Están todos invitados a la gran celebración.

martes, 2 de agosto de 2016

Mi sueño.

Hoy tuve un sueño hermoso, donde caminaba al encuentro de una cita muy linda, nivel de belleza: modelo de 20 años en Instagram. Fue un sueño agitado, con mucho movimiento porque paseamos por el centro de Rosario a un ritmo un tanto frenético. Como otras veces me ha pasado cuando sueño con Rosario y bajo de un colectivo en una esquina que junta piezas del Boulevard Oroño con la terminal, tal vez como veía a Rosario cuando era un niño de 7 años visitando a su tía.
Fue un sueño maravilloso, no tanto como esos donde se desarrolla una historia de amor de la cual soy testigo y no protagonista. (¡¿En serio que le pasa a mi inconsciente?! ¡¿No podría ser yo el protagonista?!) Todos terminan celebrando el amor de dos personas y despierto llorando de felicidad o de ansiedad porque eso nunca me pasó a mi en la vida real.
Pero fue un sueño interesante, como suelen ser mis sueños vagando por Rosario, inventando bares para la noche, locales de chocolate artesanal para el día o facultades cuyos edificios conjugan el centro universitario, facultad de medicina, facultad de derecho y facultad de humanidades y artes; para ilustrar la tarde.
Así de relevante y vertiginoso ha sido mi sueño. Uno donde con esta cita irradiando belleza y juventud, caminaba las calles a gran velocidad evitando a su ex. Oh si, ¿mencioné que evitamos a su ex? Su muy reciente ex, por cierto. Demasiada historia entre ellos, para ser tan jóvenes pero sí, su muy importante ex. El Ex... Lo estábamos evitando deliberadamente, aunque no lo habíamos cruzado para nada, ni parecía que fuéramos a hacerlo.
No había mucho que temer. Rosario es grande pero el microcentro no tanto. Uh quizás si deberíamos apresurarnos en camino a ese Starbucks, ay perdón no sabíamos que íbamos a Starbucks, solo que necesitábamos un bar que cumpliera ciertos requisitos. Mhm requisitos como: tener estilo, estar bien ubicado, servir un producto rico, ofrecer comodidad, cierta intimidad y desde luego estar the fuck away from su ex y los lugares que frecuenta.



Pues no estábamos buscando un Starbucks pero terminamos ahí, después que entraramos a un local de ropa / farmacia donde quería comprar algo mientras yo miraba las ventanas y de casualidad notaba que su ex estaba pasando por la calle en la que estábamos caminando directo a Pellegrini. ¿Qué calle era? No lo se, pero si se que doblamos porque se lo pedí y pasamos por Rioja donde un edificio en la esquina era precioso y copiado directamente del Downtown de New York por mi subconsciente, incluso sus ladrillos rojos y escaleras para incendios en negro. En fin ahí doblamos en una calle paralela y redoblamos el paso. ¿Las calles? Solo se que Starbucks estaba en Mitre y Estados Unidos. Así es, inventé un local y una calle, soy Joseph Gordon Levitt en Inception. ¿El nunca inventó nada en Inception? No me importa. Pero no quiero ser Ellen Page.
Allí comenzamos a charlar y noté que el sueño se desmoronaba, la belleza de mi cita no podía distraerme de nuestras incompatibilidades. Tal vez porque estaba despertando y mi yo consciente es una especie de sapiosexual, pero la cita millenial no era para mi gusto todo lo que prometía su impecable cuerpo. Entonces comencé a pensar en el ex, como sería si se encontraran, ¿por qué temía que se encontraran? Seguramente me dejaría por su ex, parecían mucho más compatibles. Eso que inventé como lucía el tipo y solo lo crucé por unos segundos en la calle. Pero sí, el ex era una amenaza palpable para nuestra leve estructura recién creada, los cimientos frescos aún podrían ceder. Y si no fuera eso, sería la diferencia de edad porque yo me consideraba mayor en el sueño. Pronto mi deseo de pagar la cuenta, se yuxtapuso con otras escenas y el sentido comenzó a escurrirse como una pintura de acuarelas a la que tiran un vaso con agua.. 
Hoy pasé por una esquina cerca de un puente y la reconocí de inmediato, es ahí donde me bajo del colectivo en mis sueños, para iniciar una rutina vertiginosa. Un lugar que nunca visité adrede pero donde paso muchas veces. Como esas oportunidades que se crean  y destruyen sin que lo sepas, con cada decisión que tomes. Así la arquitectura de los sueños avanza, toma forma, pierde cohesión cuando cambiás el recorrido o tu atención se fija en otros detalles. Detalles que tal vez no merezcan tu tiempo, como esta cita no merecía el mío. Tuve un sueño divertido, ahora estoy despertando.

viernes, 29 de julio de 2016

El Demonio (Adelanto)

El demonio es hermoso. Un ser magnífico. Espécimen apto para usar como ejemplo en decenas de publicaciones para la posteridad. 
Su cuerpo perfectamente copiado de Instagram, cada movimiento que realice será digno de una selfie con miles de corazones virtuales clamando aprobación.
Su cabellera negra destellando ínfimas luces azules, imposible resistir la urgencia de acariciar algo tan perfecto a la vista. Hazlo y en tu mano comenzarás a sentir una leve comezón, luego ardor, ¡oh! más tarde dolor, hmmm finalmente verás a tu piel desprenderse. ¡Uh! ¡Mira tus huesos ensangrentados! ¿No sientes que ha valido la pena rendirte a la vanidad y tocar la perfección de este demonio?
En sus ojos el tiempo no sucede, verás la calma de no existir y tu rostro en medio de la nada enmarcado por su precioso iris.
Querrás oír sus palabras pues labios tan suaves, no podrían emitir sonido que fuera menos que orgásmico. Pero el demonio no puede hablar. Su lengua filosa como un bisturí recorre una boca cuyos dientes son fauces y entre ellos restos de humanos reposan como bacterias. 
Pero no vas a notarlo, cuando sus encantos te hipnoticen y sucumbas a la tentación, solo imaginarás sus besos como la entrada al cielo. Un cielo donde las melodías que te recibirán podrán sonar armoniosas los primeros segundos, hasta que sientas el sabor de la sangre.
El demonio podría tener millones de seguidores virtuales pero a diferencia de las celebridades, si eligiera uno por una noche, lo devoraría. 
El demonio está gestándose con cada máscara, cada broma pesada, cada fiesta que se planee. Y llegará en la noche cuando nadie lo espere. Mientras todos disfrutan, el momento tomará forma y luego nadie podrá escapar a su gloriosa entrada.


"El Demonio" es uno de mis cuentos que llegarán en Octubre. Están todos invitados a la gran celebración.